fbpx

Así es, seguimos encerrados amores. Pero no todo tiempo es perdido. Quiero contarles tres importantes lecciones que nos ha traído el marketing en este periodo de acuartelamiento.

  1. Si tu marca pierde posicionamiento es tu culpa y solo tuya, no de la cuarentena.

Para un buen número de empresas y negocios las restricciones impuestas por el nuevo coronavirus constituye una pérdida de ingresos increíble. Estas restricciones han llevado a la quiebra a muchos y a otros reinventarse. Algunos restaurantes chinos por ejemplo, han utilizado el virus para posicionarse como servicios 100% online y enfocados, por ende, plenamente al “delivery” y buuummmm han conseguido el éxito. 

 

  1. Modificar el modelo de negocio

En momentos como el actual algunas marcas (no desconectadas por completo de sus clientes) tienen la oportunidad de cambiar su modelo de negocio y hacerlo además de manera masiva. Y eso es precisamente lo que han hecho algunas compañías en las últimas semanas.

Antes del coronavirus, China ya el “marketplace” online más grande del mundo. Y tras la cuarentena forzosa, el e-commerce “made in China” ha ganado aún más en poder (hoy por hoy absolutamente titánico y para mi, no sé ustedes qué piensan mis rubios, pero esto es asombroso. Los seremos humanos tenemos una capacidad de reinventarnos increíble).

y esto no acaba aquí, gracias a esta digitalización se han beneficiado no solo retailers online como Alibaba (por ejemplo) sino también servicios como las conferencias online, el e-learning y la medicina.

 

  1. Digitalizar el marketing a nivel operacional

Durante este periodo de cuarentena, nos hemos agarrado a las redes sociales como cuando nos agarramos a una promoción del producto que más amamos,  y esto ha forzado a las marcas a robustecer su inversión en campañas de marketing online. 

El coronavirus es un buen momento para que las marcas se planteen un cambio de primer orden en sus estrategias de marketing a fin de digitalizarse y adaptarse a los años venideros. Para ello se necesitan, eso sí, las infraestructuras adecuadas y bueno ojalá una buena rubia marketera. 

 

Con amor, La RubiaCM.